The Legal Examiner Mark The Legal Examiner Mark The Legal Examiner Mark search twitter facebook feed linkedin instagram google-plus avvo phone envelope checkmark mail-reply spinner error close
Skip to main content

Los casinos indios marcan el paisaje de Washington. Un rápido vistazo en el espejo retrovisor mientras manejas a lo largo de cualquier autopista interestatal muestra edificios con luzes brillantes en el fondo anunciando tragamonedas.

Durante el contrucción de casinos en 1990 asumí que no tenía sentido para presentar reclamaciones por lesiones personales contra los indios. Por su puesto, todas las reclamaciones por daños personales deben ser presentadas en una corte tribal de la reserva. Parecía que habría un fuerte sesgo en contra de los demandantes, no un prejuicio basado en la raza, sino más bien el deseo de la demandante de lesiones personales para tomar parte del dinero de la tribu.

Mi hipótesis inicial resultó incorrecta. A pesar de ser los actores económicos más importantes, las tribus no autoaseguraron. Como la mayoría de las empresas llevan las pólizas de seguro. Los pagos efectuados a los visitantes heridos, sobre todo que no son miembros tribales y resultaron heridos en los casinos, provienen de sus compañías de seguros.

El hecho de que el pago no viene directamente de las cuentas de las tribus va un largo camino hacia la eliminación de los prejuicios y el interés personal que causó tanta preocupación inicial. Las tribus tienen una cultura fuerte de la hospitalidad y quieren asegurar a los clientes que recibirán un trato justo y con respeto. Si hay negligencia, el corte de la tribu se asegurará de que los clientes seran tratados justos por sus heridos.

Debido a que las tribus no están pagando de su propio bolsillo, estos casos definitivamente valen la pena. Esto es particularmente cierto cuando la lesión toma lugar en un casino de una tribu que ha adoptado o se vuelve a la orientación de las Reglas del Corte del Estado de Washington o las Reglas Federales de Procedimiento Civil.

Despúes de haber dicho esto, creo que es importante terminar con una nota de advertencia: las tribus no están sujetos al estatuto de limitaciones de tres años que se aplica a la mayoría de las reclamaciones de responsabilidad civil en el estado de Washington. Debido a que son efectivamente naciones soberanas, las tribus son permitido a adoptar cualquier estatuto de limitación que quieren. Estos plazos de prescripción sin duda pueden ser inferior a tres años y en algunos casos tan corto como de sesenta días. Es importante no retrasar cuando una lesión se produce en tierras indígenas.

Comments are closed.

Of Interest